Hay una gran diferencia entre “entender” y “comprender”. La primera se refiere a un proceso clásico de comunicación, donde requieres un emisor y un receptor que compartan el mismo código; de una manera más simple, que quien habla y quien escucha se puedan entender.

La comprensión es la etapa que le sigue al entendimiento, una que requiere de empatía y análisis desde los valores o las creencias que nos definen. Significa apropiarnos del mensaje y darle nuestro propio significado.

Por eso te compartimos cinco conceptos para comprender nuestro hogar, la tierra en el siglo XXI. Te permitirán reflexionar sobre tus hábitos y/o decisiones a nivel personal y empresarial.

Redes sociales

Este concepto nació de la necesidad de las personas por compartir e interactuar más allá de lo que el mundo físico les permitía.

Comenzaron con ideas vagas que intentaban reproducir en línea las actividades con nuestros amigos, como los “chismógrafos”, las listas musicales o los álbumes de fotos. Tal vez los casos más recordados sean el nacimiento de My Space, MetroFLOG, Hi5 y Facebook.

Los millones de usuarios se tradujeron en ganancias monetarias a través de publicidad y acuerdos comerciales con patrocinadores, inversores, personalidades, desarrollo de aplicaciones y hasta de herramientas para empresas.

Visualiza qué tan rápido cambió todo, MySpace era el rey de internet y nadie vio venir que en el 2009 anunciaría un recorte de dos terceras partes de sus empleados en Estados Unidos y 66% del resto del mundo (Michael Arrington, 2009).

La carrera hacia la cima la ganaron Facebook, Youtube, Instagram, Twitter y Snapchat. Las redes sociales quieren que permanezcas inmerso el mayor tiempo posible porque encontraron la manera de monetizar sus servicios.

Piénsalo, hoy usar tu red social favorita es tan común como llamar por teléfono, incluso las llamadas podrían resultarte más extrañas porque las personas ahora prefieren “textear”.

Tan sólo en México, de acuerdo con la Asociación de Internet, el 89% de los usuarios usan Internet para consultar redes sociales. Nos encargamos de darle seriedad a un mundo virtual que tiene poco más de una década. Tan solo en el 2012 fue el “boom” de las aplicaciones para smartphones. (Sarah Perez, 2012).

Gracias a los contenidos temporales y la exponencial generación de información, como las historias de Instagram, surgieron nuevos hábitos y miedos digitales, como el FOMO, que significa el temor a perdernos algo, el pánico a la desconexión que propicia consultar habitualmente las redes sociales (BBC, 2015).

 

Reputación en línea

De las redes sociales parte el siguiente concepto, la reputación en línea.

Así como cuidas de tu nombre e imagen en tu trabajo, escuela y hogar, debes poner atención a qué dice internet de ti.

Tener una cuenta en redes sociales es suficiente para que al poner nuestro nombre en un buscador salgan resultados web y de imágenes. Considera tus búsquedas habituales, los canales o blogs a los que estás suscrito, los archivos que subes a la nube.

Todo va creando una imagen de quién eres para conocidos y empleadores. Recuerda que muchas empresas ahora consideran investigar tu historial en línea para el proceso de contratación. Hasta el 2014, se consideraba que el 80% de los reclutadores, de acuerdo con Manpower, revisaban el perfil del aplicante en Facebook y Twitter (Axel Sánchez, 2014).

Internet abrió sus puertas a la interacción en tiempo real, le dio voz a las personas al nivel de las organizaciones, pero como dirían en el mundo Marvel “todo poder conlleva una gran responsabilidad”, así que cuidado con lo que haces en línea porque refleja quién eres, y en muchos casos hasta devela secretos.

Al proceso de buscar empleo, candidatos y construir una reputación en Internet se le conoce como “búsqueda de empleo 4.0” y creación de marca personal (Javier G. Fernández, 2016).

 

Home Office

El concepto del trabajo remoto, o trabajo en casa, todavía asusta a varios empleadores. Más por los paradigmas que por los resultados.

Hace dos décadas nadie pensaba que se pudiera laborar tiempo completo desde el hogar, claro que no todas las profesiones lo permiten, en su mayoría nos referimos a las actividades relacionadas al conocimiento.

Actualmente, existe un debate entre implementar esta práctica o bien proponer otro tipo de esquemas flexibles para laborar. Considera que cuando un tema es debatido por organizaciones gubernamentales, ONG’s, empresas multinacionales y transnacionales, es un movimiento lo suficientemente fuerte como para cambiar el mundo.

Veamos el trabajo en casa como consecuencia de un mundo siempre conectado. Si hoy no existieran las plataformas digitales y los dispositivos para ingresar fácilmente a la nube, difícilmente el home office se hubiera hecho tan popular.

Las estadísticas se ponen sobre la mesa para evaluar las ventajas y desventajas del trabajo remoto.

La productividad de los empleados puede aumentar hasta un 28% si realizan sus actividades desde casa o desde otro lugar que no sea una oficina (Forbes, 2016).

Un estudio de Harvard Business Review reportó un incremento del 12% y un decremento drástico del 50% en la rotación de empleos, además de la disminución de ausentismo y permisos por enfermedad.

El home office en México aún no es bien recibido, pero está siendo revisado como un posible esquema laboral oficial. La PROFECO considera que así se hará el 80% del trabajo en los próximos años (Notimex, 2016).

 

Economía en línea

Este concepto es más sencillo de explicar. Primero, si naciste antes de 1980, en tu memoria serán más claros los recuerdos de las ventas tradicionales contra las ventas en línea. Incluso persiste en ti la sensación de la desconfianza de comprar a través de la pantalla de una computadora a alguien que no tiene un rostro.

También pudiste haber experimentado la decepción de encargar un producto o contactar a una marca a través de internet por problemas técnicos; y si tu negocio adoptó tempranamente el comercio electrónico sabrás lo que significó lidiar contra una falta de regulaciones legales ante este nuevo esquema de negocio.

En cambio, si naciste después de 1990, lo extraño para ti será imaginar cómo antes los productos no tenían una mejor disponibilidad y cómo debías desplazarte a un lugar para realizar la compra. Sabes que, hoy, ir a comprar físicamente a una tienda depende de dos factores: el placer de la experiencia presencial o porque la marca que te gusta aún no tiene una plataforma de e-commerce.

Vender productos y servicios en línea o tener estrategias de marketing en internet, derivó en una necesidad evolutiva de las compañías y de la economía a nivel mundial.

Se hizo más común hablar sobre y comprar monedas electrónicas como bitcoins, se adoptaron nuevas tecnologías en las cadenas de suministro y las telecomunicaciones solucionaron la conectividad de los colaboradores de las empresas.

Internet fomenta la competencia, la innovación y permite que pequeñas empresas compitan contra las veteranas. De acuerdo con Forbes, el mercado en línea podría llegar a más de 6 billones de dólares en los próximos cinco años.

 

Industria 4.0

Los cuatro conceptos anteriores se resumen en Industria 4.0.

La cuarta revolución industrial es la digitalización del mundo. Conectar la vida física con la virtual, de manera que la adopción de la tecnología por parte de las empresas y las personas no requiera una curva de aprendizaje; terminará siendo natural a nuestro modo de vida.

Piensa en el Big Bang, una de las teorías sobre el origen del Universo. Primero hubo una gran explosión que dio lugar a muchas galaxias, sistemas solares, estrellas, planetas y muchos cuerpos más. Y luego aparece la teoría del Big Crunch, sobre cómo el universo podría contraerse hasta hacer implosión.

Las creencias, las teorías y el conocimiento cambian todos los días.

Así sucedió con internet y la tecnología, tomemos el ejemplo de los teléfonos inteligentes. Hoy agrupan varios gadgets que antes encontrábamos por separado. Los smartphones tienen cámaras, monitores de salud, aceptan aplicaciones de sistemas bancarios, incluyen reproductor de música, grabadora, giroscopio, brújula,  ¡seguirán incluyendo todo cuanto sea posible! y se detecte como una necesidad del consumidor.

Esto me hace recordar un caso particular de una marca china de teléfonos móviles, Changhong Electric, que presentó un smartphone con sensor molecular en el Consumer Electronics Show 2017. Imagina que tienes dos manzanas y no sabes cuál elegir, así que apuntas el sensor de tu teléfono a cada una y de inmediato te dice cuál es la mejor de acuerdo a sus nutrientes. (Alex Barredo, 2017).

¿Cuánto más se expandirá la conectividad del mundo gracias a Internet?, será que aún hay una evolución del ciberespacio que no hemos contemplado.
Así es como Internet cambió la manera de relacionarnos entre personas y empresas. ¿Para ti, qué significa la transformación digital?

 

Conoce Internet B4B, internet empresarial optimizado para la nube. Garantiza una conexión siempre arriba.

 

 

 

Fuentes consultadas
Álex Barredo. (2017). Un sensor molecular en tu smartphone te permitirá saber de qué está hecho el mundo. 2018, de La Vanguardia Sitio web: http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20170104/413102409438/ces-2017-sensor-molecular-scio-smartphone-changhong-h2.html

Axel Sánchez. (2014). Tus redes sociales: a examen de los reclutadores. 2018, de El Financiero Sitio web: http://www.elfinanciero.com.mx/power-tools/tus-redes-sociales-a-examen-de-los-reclutadores

BBC. (2015). FOMO: cómo el miedo a perderse algo alimenta la adicción a las redes. 2018, de BBC Mundo Sitio web: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150403_fomo_miedo_a_perderse_algo_redes_dv_finde

Forbes Staff. (2016). ¿De qué manera el internet impulsa a la economía?. 2018, de Forbes Sitio web: https://www.forbes.com.mx/manera-internet-impulsa-la-economia/

Forbes staff. (2016). Home office aumenta 28% la productividad de las empresas. 2018, de Forbes Sitio web: https://www.forbes.com.mx/home-office-aumenta-28-la-productividad-de-las-empresas/
Javier G. Fernández. (2016). Empleo 4.0: Nuevas tendencias en la búsqueda de trabajo. 2018, de Expansión Sitio web: http://www.expansion.com/economia-digital/2016/02/29/56d47ac2268e3e63398b460f.html

Michael Arrington. (2009). MySpace To Terminate 2/3 Of International Staff. 2018, de Tech Crunch Sitio web: https://techcrunch.com/2009/06/23/myspace-terminates-23-of-international-staff/

Nicholas Bloom y John Roberts. (2015). A Working from Home Experiment Shows High Performers Like It Better. 2018, de Harvard Business Review Sitio web: https://hbr.org/2015/01/a-working-from-home-experiment-shows-high-performers-like-it-better

Notimex. (2016). En los próximos años, el 80% del trabajo se hará en casa: Profeco. 2018, de El Financiero Sitio web: http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/en-los-proximos-anos-el-80-del-trabajo-se-hara-en-casa-profeco.html

Sarah Perez. (2012). Mobile Drives Adoption Of Social Media In 2012: Apps & Mobile Web Account For Majority Of Growth; Nearly Half Of Social Media Users Access Sites On Smartphones. 2018, de Tech Crunch Sitio web: https://techcrunch.com/2012/12/03/mobile-drives-adoption-of-social-media-in-2012-apps-mobile-web-account-for-majority-of-growth-nearly-half-of-social-media-users-access-sites-on-smartphones/