En un mundo que se extiende más allá de las fronteras físicas, el liderazgo de una compañía requiere de la visión y el entendimiento del espacio digital.

Internet es la nueva plaza pública y virtual para discutir temas de política, finanzas, soluciones tecnológicas, entretenimiento, comida, actualidad, y hasta cierre de negocios.

Existen diferencias en el comportamiento y/o habilidades de un líder extraordinario y de aquellos que están dentro o abajo del promedio.

De manera psicológica un CEO exitoso, tiene una visión de futuro muy distinta, primero porque está dispuesto a tomar más riesgos, luego porque puede identificar las tendencias del mundo, las prioridades del negocio y ser resiliente ante el cambio, de acuerdo con un artículo de Harvard Business Review (HBR).

Un CEO talentoso dedica mucho de su día a seguir aprendiendo sobre las tendencias y la evolución de los negocios y la manera en cómo puede comunicarse con su propio equipo, proveedores y clientes. Tiene la habilidad de mantener la perspectiva de la estrategia del negocio y de aprovechar las oportunidades, incluso si debe cambiar de rumbo de inmediato. De hecho, esta es una de las diferencias entre un líder tradicional y uno innovador, siendo este último 25% más exitoso (HBR, 2016).

Si un CEO quiere mejorar su habilidad para enfrentar los cambios, debe mirar atrás para identificar en qué coinciden las oportunidades que dejó ir y digerir la emoción que le causó, “¿es miedo o amenaza lo que sentí?”

También debe afrontar los retos en equipo, siempre es mejor más creatividad y soluciones. Pero la asignación de tareas tiene que ser acorde a las habilidades de cada persona, considerando los recursos de los que se dispone y podrían necesitarse a futuro para el mantenimiento de las innovaciones.

¿Y cuál es uno de los polémicos retos que esperan en la puerta?, la cuarta revolución industrial, como ya se le conoce en México (Bauza, 2016), o la Industria 4.0 en el resto del mundo.

Las compañías tienen muchas tareas para afrontar el reto de la transformación digital, significa primero garantizar una conexión a la nube confiable, si no se elige bien en este primer peldaño difícilmente funcionarán las siguientes tecnologías a implementar.

Piensa que, si el servicio de Internet empresarial no es confiable y presenta constantes intermitencias, periodos de lentitud y caídas se traducen en pérdidas monetarias.

El mundo se prepara para adoptar el Internet de las Cosas y ofrecer sus servicios on-line y aunque hay que apostar mucho para alcanzar el éxito, también se deben elegir los mejores recursos para asegurar la operación continua, lo barato sale caro.

Un buen CEO toma acciones para prevenir las contingencias, tiene la habilidad de visualizar el futuro y de actuar en las oportunidades de alto riesgo (HBR, 2016).

 

Consulta aquí cómo puedes impulsar tu negocio.

 

Fuentes consultadas

Argenis Bauza. (2016). El Internet de las cosas y la cadena de suministro. 2018, de KPMG Sitio web: https://home.kpmg.com/mx/es/home/tendencias/2016/12/internet-de-las-cosas-y-cadena-de-suministro.html

Dean Stamoulis. (2016). How the Best CEOs Differ from Average Ones. 2018, de Harvard Business Review Sitio web: https://hbr.org/2016/11/how-the-best-ceos-differ-from-average-ones

Katherine Graham-Leviss. (2016). The 5 Skills That Innovative Leaders Have in Common. 2018, de Harvard Business Review Sitio web: https://hbr.org/2016/12/the-5-skills-that-innovative-leaders-have-in-common